Publicidad
Publicidad
Publicidad
www.portalejido.com
Traductor de Traductor de google 
Twitter  Facebook  RSS
Si no estas registrado,
registrese aquí
Publicidad:
Publicidad:
Imagen cabecera2 portalejido.com Imagen cabecera3 portalejido.com Imagen cabecera4 portalejido.com Imagen cabecera5 portalejido.com
Nuboso
Max.: 34°C
Min.: 25°C
Despejado
Max.: 32°C
Min.: 23°C
Portada » Conoce El Ejido » Historia

Historia:

El Ejido es uno de los municipios más modernos y dinámicos de la provincia de Almería. Antaño perteneciente al concejo de Dalías, desde 1981 es municipio independiente. A pesar de esta corta cronología, por estas tierras han pasado infinidad de civilizaciones que han dejado su impronta. Aún hoy pueden observarse vestigios del pasado dignos de visitarse.

De la Murgi romana campea por las tierras ejidenses en su propio escudo heráldico, si bien es en el monumento conocido como "Laimún" donde observamos una de las edificaciones funerarias del Bajo Imperio más interesantes y de mejor estado conservadas en la península; aunque no puede dejar de mencionarse el afamado mosaico de una villa romana en donde el Dios Baco muestra las excelencias de la vid para solaz de sus propietarios.

Con los musulmanes estas tierras quedaron organizadas en sus riegos, procedentes de las fuentes montañosas de Dalías, así como un peculiar sistema de aljibes que permitía ofrecer el líquido elemento a sus habitantes. Con una llanura fértil fue, sin duda, la ganadería un viejo sistema económico que hizo de estas tierras pastadero natural de la potente mesta granadina, en donde infinidad de cabezas de ganado de diferentes cabañas bajaban anualmente a buscar las frescas hierbas. Era, pues, El Ejido un invernado del ayer para el ganado de Sierra Nevada.

Con la conquista castellana y la llegada de los cristianos viejos, las viejas prácticas moriscas quedaron desplazadas por nuevas formas de cultivo, cambiando el paisaje de estas tierras hacia modelos más castellanos.Su propio nombre, Ejido, denota el origen de un espacio comunal de los vecinos de Dalías para el aprovechamiento público de los enormes recursos que ofrecía esta llanura perilitoral.

Durante el siglo XVIII, y las nuevas necesidades de la Corona para paja para los caballos del ejército, los secanos de El Ejido ofrecieron importantes fuentes de aprovisionamiento para el ejército, surgiendo por doquier infinidad de cortijos cada vez más delimitados que desplazaron los pastaderos naturales por tierras roturadas para la siembra de cereal.

Durante el siglo XIX, y el alumbramiento de nuevos veneros (especialmente el de la Fuente Nueva), el Ejido comenzó a convertirse en una enorme tierra de regadío, suplantando los viejos cultivos de secano para los cereales por la siembra de la parra, siendo la producción de uva de mesa una de las más importantes de toda la provincia de Almería. Su comercialización, no exenta de una fuerte elaboración (faenas), permitió a los agricultores ejidenses presentarse en los más importantes mercados fruteros del mundo (Berlín, Londres, Nueva York,...).

Pero sería a mediados del siglo XX, con la irrupción de las nuevas técnicas agrícolas del enarenado e invernadero, donde El Ejido experimentó una verdadera revolución agrícola que lo ha puesto en los primeros puestos de la producción hortofrutícola. Una agricultura científica y comercial, sensible a las demandas del mercado y respetuosa con las modernas demandas de los compradores, los ejidenses han sabido aunar calidad y respuesta a la modernidad. Ese es nuestro municipio y esa es nuestra historia hasta nuestros días.

Autor:
      Valeriano Sánchez Ramos
      Historiador

Aljibe
Aljibe
Almería embarque de uvas
Almería embarque de uvas
Invernaderos de arenado y regadío
Invernaderos de arenado y regadío
Interior de un invernadero
Interior de un invernadero
Torre Laguna
Torre Laguna